El significado de la Navidad a través de sus símbolos.

Significados de los símbolos más icónicos de la temporada decembrina. 

La Navidad es una de las festividades más celebradas alrededor del mundo, el significado con el que más asociamos este día es el de brindar segundas oportunidades, el de dar siempre lo mejor de nosotros a pesar de haber tenido un año difícil.

La historia más aceptada sobre cómo inició esta festividad se remonta al año 300 d.C. Se dice que el emperador Constantino de Roma deseaba cristianizar las costumbres y eliminar las festividades paganas como las fiestas de Saturno (dios de la agricultura y la cosecha), en donde había mucho consumo de alcohol y el libertinaje era aceptado sin límite esos días de fiesta. Recordemos que las raíces de la navidad no son cristianas, sino paganas. 

Para esta entrada del blog dejaremos por un momento la tradición católica y cristiana que hoy en día rigen la Navidad por ser el día del nacimiento de Jesús, trataremos de mostrarte datos que quizá no conocías y que se remontan a muchos años antes de las invasiones romanas, las cruzadas y la construcción de la festividad actual.

Elementos que abordaremos:

#Papá Noel #Árbol de Navidad #Verde #Rojo #Blanco Polar #Cascabeles #Canela #Manzanas #Regalos 

Papá Noel

Inspirado en el obispo Nicolás de Bari, San Nicolás, con más de 2mil templos en su nombre, nació en Turquía en el año 270 d.C. en una familia noble; cuando llegó la peste, Nicolás perdió a todos sus seres queridos y familiares, dejándolo como único heredero de la familia. Teniendo un espíritu bondadoso, repartió su fortuna para beneficio de enfermos y necesitados. Ese fue su primer regalo masivo. 

Del segundo más importante del que se tiene conocimiento, marcó aún más una costumbre en nuestras decoraciones, se dice que Nicolás ayudó a un padre con las dotes de sus hijas, dejando cuantiosa cantidad de oro escondida en calcetines como una buena obra anónima. 

El árbol de Navidad

Este es el elemento sobre el que giran más datos, simbolismos y significados. Una casa sin árbolito no tiene un eje sobre el cual centrar la festividad, por eso se suelen colocar junto al fuego o en el área donde se quiera propiciar la reunión de las personas.

En la antigüedad, los romanos adornaban sus puertas con laureles y velas los días previos al 25 de diciembre. Los babilonios dejaban regalos y adornos debajo de los árboles de sus bosques para festejar el nacimiento de Tamuz el 25 de diciembre, el dios del sol y la fertilidad, estos regalos se repartían después entre familiares y amigos cercanos

El 25 de diciembre se ha tomado como referencia y simbolismo de acuerdo al solsticio de invierno, en el cual, la mayoría de los dioses de muchas culturas y civilizaciones, en sus creencias, volvían a vivir, regresaban o despertaban y los árboles eran un simbolismo de ellos.

Los celtas, por ejemplo, adornaban con manzanas, varas de canela y velas los árboles, ya que para ellos era una forma de reanimar a los dioses dormidos por la nieve, asegurándose de que el sol (calor y el día) y la vegetación (primavera y verano) regresaran luego del frío invierno. Con la cristianización, las manzanas pasaron a simbolizar las tentaciones humanas y las velas representaban la luz del mundo y la gracia divina. Hoy en día las luces son la figura moderna de las velas y las manzanas pasaron a ser esferas decoradas. Como te darás cuenta para muchas culturas se consideraba al árbol como símbolo de fertilidad y regeneración

Pinos, cascabeles y trineos.

En las antiguas culturas germanas y nórdicas, el árbol tenía un significado santo y elevado, se creía que había un árbol que conectaba a todos los seres vivientes y a todos los universos o mundos por haber. Por ello se les veneraba y eran el instrumento para llegar a sus dioses.

Hace siglos se tomaba cualquier árbol de la región como parte de la tradición; en Alemania se veneraba a un roble dedicado al dios Thor, donde en lugar de regalos se realizaban diversos sacrificios, hasta que un misionero cristiano llamado Bonifacio, lo cortó y en su lugar ofreció un abeto, leyendo el Evangelio a los presentes que estaban estupefactos ante el corte del roble, asignando así al abeto como el árbol de la Navidad, por su color siempre verde (fertilidad), su significado de paz y vida eterna, así como el hecho de que su copa terminaba en punta, dirigiéndose siempre al cielo. 

Luego de esto, las personas comenzaron a talar abetos para congregarse en sus casas, como dictaba la tradición cristiana, rodeando un fuego hogareño. Y para transportar los abetos requerían de trineos, mismos que eran uno de los principales medios de transporte en Finlandia y los países nórdicos. Estos tenían cascabeles en las periferias para avisar y ayudar a prever accidentes contra los trineos y los pobladores que habitaban en los bosques. Y ahora el trineo se ha vuelto el transporte de Santa porque sí, si el trineo podía con las toneladas de varios abetos, podría con los regalos de todos los niños del mundo. Y está por demás decir que las campanas y los cascabeles ahora se han vuelto tradicionales, ya que anuncian la festividad e inauguran la Navidad justamente a las 00:00 horas cada 25 de diciembre, dando por hecho el nacimiento de Jesús de Nazaret para los cristianos.

Los colores de la Navidad

El color rojo y el verde viene como tal de esas creencias y sinnúmero de rituales en donde el verde (de los abetos o árboles en general) representa la fertilidad, la abundancia y la vida que está por venir después del invierno crudo, pero el rojo toma su protagonismo, o eso se cree, del fruto del acebo, ese que vemos en cada corona navideña y que a su vez da una hoja verde espinada muy característica. Este se da principalmente en el oeste de Europa y en el país de Alemania, siendo el invierno su temporada frutal, esas bayas rojas brillantes que ofrecen al follaje de estos países un color espectacular cuando los demás árboles y arbustos carecen de frutos u hojas, su madera se usa como leña de calidad para el invierno y los fieles acuden tradicionalmente con una rama de esta planta para la bendición de la misma a las misas, es por ello que se popularizó su utilización para la decoración de todos los hogares en época navideña. 

Es entonces justo decir que la Navidad es todo un popurrí de festejos, un sincretismo ancestral, donde cada pueblo, ciudad y país ha ido agregando sus propias historias y leyendas para brindarle más sentido de propiedad a esta festividad.

El mensaje que más queremos rescatar de todos estos datos en común, es que la navidad siempre se ha considerado una fecha para agradecer por los días trabajados y en unión con la gente que nos importa a su vez que pedimos bendiciones y abundancia, el que llegue la primavera y los tiempos de siembra, por eso adornamos nuestros hogares, por eso invitamos a nuestros familiares y amigos y los atendemos en nuestra mesa con la mejor comida que podamos permitirnos y las mejores ropas, y eso no ha cambiado a lo largo de tantos años, porque es el único día que obligadamente tenemos que dejar lucir nuestra humildad y amabilidad para con el prójimo. 

¿Conocías estos datos? Déjanos tus comentarios para nutrir más este post. 

Ahora que ya conoces algo más acerca de esta tradición mundial, te deseamos feliz navidad, salud y prosperidad. 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s